Friday, September 30, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 30/9


Septiembre 30

Día de los traductores

Desde el sur de Veracruz, un muchacho se lanzó al camino. Al regreso, años después, el padre quiso saber qué había aprendido.
El hijo contestó:

—Soy traductor. Aprendí el idioma de los pájaros.

Y cuando un pájaro cantó, el padre exigió:

—Si no eres un jodido mentiroso, dime lo que dijo el pájaro ése.

El hijo negó, suplicó que mejor no lo sepas, que no te gustará saberlo; pero por fin, obligado, tradujo el canto del pájaro.
El padre palideció. Y lo echó de la casa.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Thursday, September 29, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 29/9


Septiembre 29

Un precedente peligroso

En 1948, Seretse Khama, el príncipe negro de Botswana, se casó con Ruth Williams, que era inglesa y blanca. A nadie le cayó bien la noticia. Y la corona británica, dueña y señora de buena parte del África negra, nombró una comisión de expertos para estudiar el asunto. La boda entre dos razas sienta un precedente peligroso, dictaminó la comisión del reino británico, y la pareja fue condenada al exilio.
Khama encabezó, desde el destierro, la lucha por la independencia de Botswana. En 1966, se convirtió en el primer presidente, elegido por amplia mayoría, en votación indudable.
Entonces recibió, en Londres, el título de sir.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

"Canciones en cuyo vuelo"



Lanzamiento virtual de "Canciones en cuyo vuelo" el nuevo disco del genial Nahuel Jofre
(el disco también está a la venta en formato físico)

*Editado por De Pago En Pago - Colectivo Cultural, incluye arte de tapa ilustrado por Andrés Casciani. Diseño de la edición: Leandro Marino.
No se lo pierdan!

Wednesday, September 28, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 28/9


Septiembre 28

Receta para tranquilizar a los lectores

Hoy es el día internacionalmente consagrado al derecho humano a la información.
Quizá sea oportuno recordar que un mes y pico después de las bombas atómicas que aniquilaron Hiroshima y Nagasaki, el diario The New York Times desmintió los rumores que estaban asustando al mundo.
El 12 de setiembre de 1945, este diario publicó, en primera página, un artículo firmado por su redactor de temas científicos, William L. Laurence. El artículo salía al encuentro de las versiones alarmistas y aseguraba que no había ninguna radiactividad en esas ciudades arrasadas, y que la tal radiactividad no era más que una mentira de la propaganda japonesa.
Gracias a esta revelación, Laurence ganó el Premio Pulitzer.
Tiempo después, se supo que él cobraba dos salarios mensuales: The New York Times le pagaba uno, y el otro corría por cuenta del presupuesto militar de los Estados Unidos.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.


Revista Zero



Nueva Revista ZERO en los kioskos de Mendoza!

*incluye póster ilustrado de la serie "Stranger Things" por Andrés Casciani - La Nueva Guardia (nota y póster color) - comics, cine y mucho más!

No te la pierdas!

Tuesday, September 27, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 27/9


Septiembre 27

Pompas fúnebres

Durante las once presidencias de Antonio López de Santa Anna, México perdió la mitad de su territorio y el presidente perdió una pierna.
Medio México fue almorzado por el vecino del norte, al cabo de algunas batallas y a cambio de quince millones de dólares, y la pierna, caída en combate, fue enterrada en el día de hoy de 1842, con honores militares, en el cementerio Santa Paula.
El presidente, llamado Héroe, Águila, Benemérito, Guerrero Inmortal, Padre de la Patria, Alteza Serenísima, Napoleón del Oeste y César Mexicano, vivía en una mansión de Xalapa, que más bien parecía un palacio de Versalles.
El presidente había traído de París todos los muebles y los adornos y los adornitos. En el dormitorio tenía un enorme espejo, curvilíneo, que mejoraba a quien en él se contemplara. Cada mañana, al despertar, se paraba ante el mágico espejo que le devolvía la imagen de un caballero alto y apuesto. Y honesto.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.


Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 26/9


Septiembre 26

¿Cómo era el mundo cuando empezaba a ser mundo?

Florentino Ameghino fue otro sabio preguntón.
Paleontólogo desde la infancia, era niño todavía cuando, allá por 1865, armó su primer gigante prehistórico en un pueblo de la provincia de Buenos Aires. Un día como hoy emergió cargado de huesos, desde lo hondo de una cueva profunda, y en la calle fue colocando mandíbulas, vértebras, caderas...

Es un monstruo de la época mesozoica—explicó a los vecinos—. Muy antiguo. Ustedes ni se imaginan.

Y a sus espaldas doña Valentina, la carnicera, ya no pudo aguantarse la risa:

Pero mijito... ¡Si son huesos de zorro!

Y eran.
Eso no lo desalentó. A lo largo de su vida reunió sesenta mil huesos de nueve mil animales extinguidos, reales o imaginarios, y escribió diecinueve mil páginas que le valieron la medalla de oro y el diploma de honor de la Exposición Universal de París.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.
http://andrescasciani.com/

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 25/9


Septiembre 25

El sabio preguntón

Miguel Ignacio Lillo no estudió en la universidad; pero supo reunir, libro tras libro, una biblioteca científica que le ocupaba toda la casa.
Un día como hoy, allá por 1915, unos cuantos estudiantes tucumanos pasaron toda una tarde en esa casa de libros, y quisieron saber cómo hacía don Miguel para conservarlos tan bien.

—Mis libros toman aire—explicó el sabio—. Yo los abro. Los abro y les pregunto. Leer es preguntar.

Don Miguel preguntaba a los libros, y mucho más preguntaba a la tierra.
Por el gusto de andar preguntando, recorrió a caballo todo el norte argentino, palmo a palmo, paso a paso, y así conoció secretos que el mapa escondía, antiguos decires y vivires, los cantos de los pájaros que las ciudades ignoraban, las farmacias silvestres que a campo abierto se ofrecían.
No son pocas las aves y las plantas que él bautizó.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Monday, September 26, 2016

"La Sonrisa de Zhang" de Liliana Bodoc, ilustrado por Andrés Casciani


"La sonrisa de Zhang" de Liliana Bodoc - ilustrado por Andrés Casciani se presentó ayer 25/9/16 en la Feria del Libro de Mendoza.

Este relato breve, editado por Ediciones Culturales Mendoza, será distribuído en Escuelas, Bibliotecas públicas etc de la provincia..

*En la imagen: la genial Liliana Bodoc con su nieto Gael y Andrés Casciani.


* fotografía: cortesía de Adriana Bruce

Sunday, September 25, 2016

Colección J.L.Borges - Diario La Nación - con portadas ilustradas por Andrés Casciani


Colección Jorge Luis Borges en Diario La Nación - 
* portadas ilustradas por Andrés Casciani

20 tomos que reúnen las obras completas del genial escritor. Acá podés seguir el cronograma de ediciones: 

Saturday, September 24, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 24/9


Septiembre 24

El mago inventor

En el año 1912, el mago Houdini estrenó, en el circo Busch de Berlín, su nuevo espectáculo:

“¡La cámara de tortura acuática! ¡El invento más original de esta época y de todas las épocas!”

Era un tanque lleno de agua hasta el tope, herméticamente sellado, donde Houdini se sumergía, boca abajo, con grilletes que le ataban las manos y los tobillos. El público podía verlo a través de una pared de cristal, Houdini metido en el agua sin respirar, hasta que al fin de un rato largo como siglos, el ahogado emergía del tanque.
Houdini no sospechaba que muchos años después esta asfixia sería la tortura preferida por las dictaduras militares latinoamericanas, y la más elogiada por el experto George W. Bush.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.
http://andrescasciani.com/

Friday, September 23, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 23/9


Septiembre 23

Navegaciones

La llamaban la Mulata de Córdoba, no se sabe por qué. Mulata era, pero había nacido en el puerto de Veracruz, y allí vivía desde siempre.
Se decía que era hechicera. Allá por el año 1600 y pico, el toque de sus manos curaba a los enfermos y enloquecía a los sanos.
Sospechando que el Demonio la habitaba, la Santa Inquisición la encerró en la fortaleza de la isla de San Juan de Ulúa.
En su celda, ella encontró un carbón, que algún antiguo fuego había dejado allí.
Con ese carbón se puso a garabatear la pared; y su mano dibujó, sin querer queriendo, un barco. Y el barco se desprendió de la pared y a la mar abierta se llevó a la prisionera.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.


Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 22/9


Septiembre 22

Día sin autos

Los ecologistas y otros irresponsables proponen que por un día, en el día de hoy, los automóviles desaparezcan del mundo.
¿Un día sin autos? ¿Y si el ejemplo se contagia y ese día pasa a ser todos los días?
Dios no lo quiera, y el Diablo tampoco.
Los hospitales y los cementerios perderían su más numerosa clientela.
Las calles se llenarían de ridículos ciclistas y patéticos peatones.
Los pulmones ya no podrían respirar el más sabroso de los venenos.
Las piernas, que se han olvidado de caminar, tropezarían con cualquier piedrita.
El silencio aturdiría los oídos.
Las autopistas serían deprimentes desiertos.
Las radios, las televisiones, las revistas y los periódicos perderían a sus más generosos anunciantes.
Los países petroleros quedarían condenados a la miseria.
El maíz y la caña de azúcar, ahora convertidos en comida de autos, regresarían al humilde plato humano.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 21/9


Septiembre 21

Profeta de sí

Girolamo Cardano escribió tratados de álgebra y de medicina, encontró la solución de algunas ecuaciones insolubles, describió por vez primera la fiebre tifoidea, investigó las causas de la alergia y fue el inventor de algunos instrumentos que todavía utilizan los navegantes.
Además, en los ratos libres, lanzaba profecías.
Cuando consultó la carta astral de Jesús de Nazaret, y dijo que su destino estaba escrito en las estrellas, la Santa Inquisición lo metió preso.
Cuando salió de la cárcel, Girolamo anunció:

Moriré el 21 de setiembre de 1576.

Desde que formuló la profecía, dejó de comer.
Y acertó.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 20/9


Septiembre 20

Campeonas

En el año 2003, se disputó el tercer campeonato mundial de fútbol femenino.
Al fin del torneo, las jugadoras alemanas fueron campeonas; y en el año 2007 nuevamente alzaron el trofeo mundial.
Ellas no habían recorrido un camino de rosas.
Desde 1955, y hasta 1970, el fútbol había sido prohibido a las mujeres alemanas.
La Asociación Alemana de Fútbol había explicado por qué:
En la lucha por la pelota, desaparece la elegancia femenina, y el cuerpo y el alma sufren daños. La exhibición del cuerpo ofende al pudor.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.
http://andrescasciani.com/

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 19/9


Septiembre 19

La primera almiranta

La batalla de Salamina culminó cinco siglos antes de Cristo.
Artemisa, primera almiranta de la historia universal, había advertido a Jerjes, rey de Persia: el estrecho de Dardanelos era mal lugar para que las pesadas naves persas combatieran contra los ágiles trirremes griegos.
Jerjes no la escuchó.
Pero en plena batalla, cuando su flota estaba sufriendo tremenda paliza, no tuvo más remedio que dejar el mando en manos de Artemisa, y así pudo salvar, al menos, algunos barcos y algo de honra.
Jerjes, avergonzado, reconoció:

—Los hombres se han convertido en mujeres, y las mujeres en hombres.

Mientras tanto, lejos de allí, un niño llamado Heródoto cumplía sus primeros cinco años de vida.
Tiempo después, él contó esta historia.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Sunday, September 18, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 18/9


Septiembre 18

La primera doctora

En 1915, murió Susan La Flesche.
A los veinticinco años, Susan había sido la primera indígena doctorada en medicina en los Estados Unidos.
Hasta entonces, no había ni un solo médico en la reserva donde malvivían los indios omahas.
Susan fue la primera y la única, la médica de todos, en los días y en las noches, sola en la nieve y en el sol. Y ella fue capaz de combinar la medicina aprendida con la sabiduría heredada, las terapias de la universidad y las recetas de sus abuelos, para que la vida de los omahas doliera menos y durara más.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Saturday, September 17, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 17/9


Septiembre 17

Libertadoras mexicanas

Y se acabó la fiesta del Centenario, y toda esa fulgurante basura fue barrida.
Y estalló la revolución.
La historia recuerda a los jefes revolucionarios, Zapata, Villa y otros machos machos. Las mujeres, que en silencio vivieron, al olvido se fueron.
Algunas pocas guerreras se negaron a ser borradas:

Juana Ramona, la Tigresa, que tomó varias ciudades por asalto;

Carmen Vélez, la Generala, que dirigió a trescientos hombres;

Angela Jiménez, maestra en dinamitas, que decía ser Angel Jiménez;

Encarnación Mares, que se cortó las trenzas y llegó a subteniente escondiéndose bajo el ala del sombrero te, para que no se me vea la mujer en los ojos;

Amelia Robles, que tuvo que ser Amelio, y llegó a coronel;

Petra Ruiz, que tuvo que ser Pedro, la que más balas echó para abrir las puertas de la ciudad de México;

Rosa Bobadilla, hembra que se negó a ser hombre y con su nombre peleó más de cien batallas;

y María Quinteras, que había pactado con el Diablo y ni una sola batalla perdió. Los hombres obedecían sus órdenes. Entre ellos, su marido.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.


Friday, September 16, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 16/9


Septiembre 16

Baile de disfraces

A las dos de la mañana de hoy, en el año 1810, Miguel Hidalgo gritó el grito que abrió paso a la independencia de México.
Cuando el grito iba a cumplir un siglo, en 1910, el dictador Porfirio Díaz anticipó en un día la celebración, para que coincidiera con su cumpleaños; y el Centenario se festejó a lo grande.
La ciudad de México, lustrada y maquillada, recibió a los distinguidos invitados de más de treinta países, sombreros de copa, sombreros de plumas, abanicos, guantes, oros, sedas, discursos... El Comité de Damas escondió a los mendigos y calzó a los niños de la calle. Los indios fueron pantalonizados, pantalones gratuitamente distribuidos, mientras se prohibía el ingreso de los que vestían sus tradicionales calzones de manta. Don Porfirio colocó la piedra fundacional de la cárcel de Lecumberri y solemnemente inauguró el Manicomio General, con capacidad para mil locos.
Un impresionante desfile relató la historia nacional. Un alumno de la Escuela Dental representó a Hernán Cortés, el primer voluntario que vino a mejorar la raza, y un indio triste desfiló disfrazado de emperador Moctezuma. Una corte francesa, al estilo Luis XVI, ocupó el carro alegórico que más ovaciones arrancó.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 15/9


Septiembre 15

¡Adopte un banquerito!

En el año 2008, se fue a pique la Bolsa de Nueva York.
Días histéricos, días históricos: los banqueros, que son los más peligrosos asaltantes de bancos, habían desvalijado sus empresas, aunque jamás fueron filmados por las cámaras de vigilancia y ninguna alarma sonó. Y ya no hubo manera de evitar el derrumbe general. El mundo entero se desplomó, y hasta la luna tuvo miedo de perder su trabajo y verse obligada a buscar otro cielo.
Los magos de Wall Street, expertos en la venta de castillos en el aire, robaron millones de casas y de empleos, pero sólo un banquero fue a la cárcel. Los demás imploraron a gritos una ayudita por amor de Dios y recibieron, por mérito de sus afanes, la mayor recompensa jamás otorgada en la historia humana.
Ese dineral hubiera alcanzado para dar de comer a todos los hambrientos del mundo, con postre incluido, de aquí a la eternidad. A nadie se le ocurrió la idea.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Thursday, September 15, 2016

Colección J.L.Borges - Diario La Nación - con portadas ilustradas por Andrés Casciani


No te pierdas desde este sábado 17 de septiembre "Textos cautivos"(primera parte)
Colección Jorge Luis Borges en Diario La Nación - 
* portadas ilustradas por Andrés Casciani

20 tomos que reúnen las obras completas del genial escritor. Acá podés seguir el cronograma de ediciones: 

Wednesday, September 14, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 14/9


Septiembre 14

La independencia como medicina preventiva

En la noche de hoy de 1821, unos poquitos caballeros redactaron el Acta de Independencia de Centroamérica, que solemnemente firmaron en la mañana siguiente.
El Acta dice, o más bien confiesa, que había que declarar sin demora la independencia, para prevenir las consecuencias que serían terribles en el caso de que la proclamase de hecho el mismo pueblo.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Tuesday, September 13, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 13/9


Septiembre 13

El viajero inmóvil

Si no recuerdo mal, en 1883 nació Sandokán, príncipe y pirata, tigre de la Malasia.
Sandokán brotó de la mano de Emilio Salgari, como otros personajes que acompañaron mi infancia.
El papá, Emilio Salgari, había nacido en Verona, y nunca navegó más allá de las costas italianas. Nunca estuvo en el golfo de Maracaibo, ni en la selva de Yucatán, ni en los puertos de esclavos de la Costa de Marfil, ni conoció a los pescadores de perlas de las islas Filipinas, ni a los sultanes de Oriente, ni a los piratas de la mar, ni a las jirafas del África, ni a los búfalos del Far West.
Pero gracias a él, yo sí estuve, yo sí conocí.
Cuando mi mamá no me dejaba salir más allá de la esquina de mi casa, las novelas de Salgari me llevaron a navegar los siete mares del mundo y otros mares más.
Salgari me presentó a Sandokán y a lady Mariana, su amor imposible; a Yáñez el navegante; al Corsario Negro y a Honorata, la hija de su enemigo, y a tantos amigos que él había inventado para que lo salvaran del hambre y le acompañaran la soledad.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Monday, September 12, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 12/9



Septiembre 12

Palabras vivientes

En este día de 1921, nació Amílcar Cabral en la colonia portuguesa de Guinea-Bissau, en el oeste del África. El encabezó la guerra de independencia de Guinea-Bissau y las islas de Cabo Verde.
Palabras suyas:

Cuidado con el militarismo. Somos militantes armados, no somos militares. La alegría de vivir está por encima de todo. Las ideas no viven solamente en la cabeza. Ellas viven también en el alma y el corazón y el estómago y todo lo demás. Hay que escuchar a la gente, aprender de la gente. No escondan nada ante el pueblo. No digan mentiras: denúncienlas. No pongan máscaras a las dificultades, los errores, las caídas. No canten fáciles victorias.

En 1973, Amílcar Cabral fue asesinado. No pudo celebrar la independencia de los nuevos países que tanto había ayudado a nacer.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Sunday, September 11, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 11/9


Septiembre 11

Día contra el terrorismo

Se busca a los secuestradores de países.
Se busca a los estranguladores de salarios y a los exterminadores de empleos.
Se busca a los violadores de la tierra, a los envenenadores del agua y a los ladrones del aire.
Se busca a los traficantes del miedo.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Saturday, September 10, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 10/9


Septiembre 10

La primera reforma agraria de América

Ocurrió en 1815, cuando el Uruguay todavía no era país, ni se llamaba así.
En nombre del pueblo alzado, José Artigas expropió las tierras de los malos europeos y peores americanos, y mandó que se repartieran.
Fue la primera reforma agraria de América, medio siglo antes que Lincoln y un siglo antes que Emiliano Zapata.
Proyecto criminal, clamaron los ofendidos, y para colmo, Artigas advirtió:

—Los más infelices serán los más privilegiados.

Cinco años después, Artigas, derrotado, marchó al exilio, y en el exilio murió.
Las tierras repartidas fueron arrebatadas a los más infelices, pero la voz de los vencidos sigue diciendo, misteriosamente:

—Naides es más que naides

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.